miércoles, 10 de abril de 2013

Gracias...

En todas las ocasiones en que se me ha presentado un reto, un cambio o alguien me ha pedido colaboración, mi respuesta ha sido la misma: "lo que haga falta".

Cuando el asunto comienza, pasa a ser mío y sólo mío, no lo comparto ni delego, a veces ha sido imposible llevarlo a cabo, otras me ha costado muuuuucho pero mucho, y tal vez acabe pensando, quien me mandaría a mí meterme en ésto...

En los últimos meses, he pasado muchas horas entre agujas y patrones. Sabiendo muy poquito por no decir nada, si algo transmito es "ganas", pero no pensaba que tantas. No pensaba que gente experta, que me conoce de oídas, o pasa por mi vida de refilón, iba a venir a compartir tantas cosas conmigo.

Que me preparen unas clases, unos trucos, se desplacen hasta donde yo estoy, sin obtener nada a cambio. Me traigan el material y me cuenten cosas al oído. Cosas que a ellos les costó años aprender, y me enseñan en una mañana. Que quieran que haga las cosas bien. Que les halague el que alguien más joven les escuche.

Nunca pensé que iba a ser así. Pensé que sería bonito estar entre telas de color y coser un poco. Pero yo cada día recibo lecciones magistrales. Porque cuando una persona mayor te habla de su trabajo, su oficio, su pasión, también te está hablando de la vida.

Y mientras me explican cómo cargar una pinza, me entero de que en aquella fábrica de Zaragoza, entre 200 cosedoras, fue la aprendiza la que se dió cuenta de que debían modificar el patrón traído costosamente desde París, pues las españolas tenemos más curvas. Y cuando estoy montando un bolsillo, me cuentan que fue en un atelier de Biarritz donde decidieron que el juego de volúmenes en la cadera, bien compensado, no engrosa, sino que da gracia...

Y así paso muchos días, muchas horas, muy pocos para mi gusto, pues siempre se me hace corto. Porque no hay meses, ni años, ni días, suficientes para agradecer a las personas que me estan enseñando tantas cosas...

Gracias .

6 comentarios:

  1. No sabía que cosías, como tampoco tu sabrás, que yo hace años, hice corte y confección.....hace tanto que no hago nada que creo que se me ha olvidado todo...

    ResponderEliminar
  2. Es hermoso aprender,de quien te enseña a gusto y parece que así es, que disfrutan con ello. Ell@s y tu. Seguro que le sacas bien de partido. Bss ♥

    ResponderEliminar
  3. Leyéndote me ha venido a la memoria mi abuela, probándome alguna prenda de ropa de las muchas q me hizo siendo yo pequeña y no tan pequeña ... ella sabía "el corte" como ella decía y para mí sigue siendo mi asignatura pendiente! todo lo más un dobladillo o un botón :-(

    ResponderEliminar
  4. qué bonito lo que cuentas,...ya nos mostrarás tus creaciones, espero

    ResponderEliminar
  5. Te animo a que sigas aprendiendo...es tan bonito crear.. yo me he decidio por la lana y las agujas y ahí ando, aprendiendo cómo puedo. Sientete muy afortunada pues lo eres. Muchos besos.

    ResponderEliminar